Historia de la Citroneta (Citroen 2CV): Fiel amiga y compañera

 8 comentarios

La Citrola, Citroneta, la Citrotaxi, o formalmente conocida como la popular y querida Citroen 2CV marcó una clara sintonía con una época, un lapso de tiempo que se encapsuló entre los setentas y ochentas.

Un modelo que todos conocimos y que marcó una época y un modelo clave en el crecimiento del mercado automotriz mundial.

En Chile la “Citrola” apareció a fines de los cincuenta, pero en los setentas fue donde la vimos más, donde llenó las calles con su colorido y mucha vida, era y es un modelo especial. Era impresionante ver en las calles cientos, miles de citronetas idénticas. Y porqué no iba a ser así si es una maravilla mecánica. Tenía un motor de 602 cc con 33 HP. No usaba agua, radiador ni bomba de agua, se enfriaba con un gran ventilador (por eso su recordado sonido tipo licuadora “brrrrriiiiiii”) y el mismo aire que le entraba cuando iba a su velocidad de crucero de 60 Km/h. Era un auto querido, amado, nadie lo corría ni chocaba en el. Bueno era otra época,  otros autos, otra gente.

citroneta-en-chile-momento-motor-emol-10

Aparte siempre fue extremadamente confiable, se acuerdan del programa en la tele “Las Mil y Una de Abdullah en el Mundo”, donde el persa Abdullah Omnivar recorría el mundo en su Citroneta cargada a morir con una cámara de cine, era impresionante ver la Trola avanzando entre las dunas del Sahara o abriéndose paso en la selva.

2CV  y su linda historia

Pero conozcamos su historia. Unos años antes de fallecer André Citroën, en la década de los 30, le surgió la fuerte inquietud de llevar una motorización simple a todos los estratos sociales en especial a los campesinos. Para ello, encargó a sus ingenieros diseñar un vehículo muy económico de cuatro plazas con gran capacidad de transporte de carga y que pudiera recorrer los pésimos caminos rurales de Francia con una canasta de huevos sin romper ni uno.

http://www.autogaleria.hu -

Es así como se desarrolló el proyecto con más de 25 prototipos. Pero la llegada de la Segunda Guerra Mundial frustró el proyecto y obligó a la casa Citroën a desmantelar y esconder de los alemanes todos los prototipos, (de hecho hoy sobreviven solamente seis). Pasó la guerra -y con una Francia en precaria situacion económica- la casa Citroën decidió reflotar el gran sueño de su fallecido fundador. Lo lograron hacer público durante el Salón del Automovil de Paris de 1948 al presentar el innovador 2CV, el cual causó gran curiosidad entre los asistentes, por su simplicidad y funcionalidad.

Así surgió una historia que duró casi 40 años, ya que la producción del 2CV no paró hasta 1990 cuando salió la última de la planta de armado de Lisboa, Portugal.

citroneta-en-chile-momento-motor-emol-6

La Citroneta en Chile ( 1953 – 1979)

En 1953 es el año en que se arman las primeras 2CV en la planta que Citroën tenía en Arica. Inicialmente causaron bastante curiosidad y bromas entre los compradores acostumbrados a los vehiculos “gringos” V8. Las primeras unidades (chasis y motor francés) fueron carrozadas y modificadas con un diseño netamente nacional ( dos puertas y maletero) para satisfacer las necesidades que exigían plataformas de sedán.

Además este vehículo debía ser útil tanto para el citadino como para el campesino así que los primeros modelos tenían maletero sin tapa (era un cajón para llevar frutas, verduras, gallinas, amantes, etc). Luego ya para comienzos de los 60’s salió de la línea de montaje la AZU que era de 4 puertas,techo metálico y maletero.

citroneta-en-chile-momento-motor-emol-7

Este modelo fue llamado cariñosamente “Citroneta (palabra compuesta de Citroen más camioneta) que fue un éxito de ventas y logró que una gran cantidad de chilenos accediera a tener un auto,ya que antes de aparecer la citroneta, no existía un vehículo más económico en el mercado.

Ya a fines de los 60`s ingresó al mecado Chileno la AX330, modelo de 5 puertas con techo de lona o metal. Producto de ello,el modelo AZU con maletero se descontinuó en 1973. La producción en Arica de la AX330 finalizó en 1979 por políticas de Citroén Chile y además por la fuerte competencia de vehículos japoneses y coreanos que hizo económicamente inviable mantener la producción nacional de Citroën.

citroneta-en-chile-momento-motor-emol-8
En su última etapa se importó desde la planta de Vigo en España, la 2CV6, con un motor mas poderoso, de cuatro puertas, techo de lona o metal y faros cuadrados. Citroén Chile dejo de importarla en 1983 y con ello puso fin a una de las historias más recordadas sobre cuatro ruedas.

Algunos modelos especiales

El Yagan: a principios de los 70’s, el Presidente Chileno Salvador Allende, solicitó a Citroën Chile la construcción de un utilitario tipo jeep, para el Ejército, ya que el motor de refrigeración por aire resultaba muy práctico en la zona norte del País ( desierto de Atacama).  Luego de ser testeado y no pasar las pruebas de resistencia como ser arrojado desde un avión Hercules C-130 se desechó el contrato de producción para las Fuerzas Armadas, y se direccionó al público general y se comercializó como un Mehari chileno.

citroneta-en-chile-momento-motor-emol-23

En James Bond: En 1981 la 2CV6 fue la protagonista de la primera media hora de la pelicula de James Bond ” For You Eyes Only” ( sólo para tus ojos) protagonizada por Roger Moore. Donde este frágil Citroën muestra sus aptitudes en una de las más recordadas persecuciones por la campiña española (no me acordaba de esta persecución hasta ahora).

En fin, un auto que muchos de nosotros recordaremos por su fidelidad, su simpleza. Una recordada amiga de siempre que marcó una época y que hoy sigue en la mente de muchos fanáticos de los autos, no por ser un deportivo precisamente, sino más bien por todo los que nos estregó. ¿Anduviste en alguna?, cuéntanos tu historia.

 8 comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • Azam era el nombre de la citroneta de cuatro puertas y maletero, tuvimos una del año 68, yo era niño, recuerdo que ibamos a las Vizcachas (a la piscina), era un viaje largo, camino viejo al cajon del maipo, años después tuvimos una AX330, con techo duro focos rectangulares, del año 76, recuerdo que andaba bastante bien, superaba los 100 km/h a Viña…eso si cuando un bus nos sobrepasaba, el tambaleo te dejaba casi mareado. Nunca nos dejo en panne.

  • Vehículo notable para la época. Versátil gran capacidad de carga y económico
    Con mi hermano y amigos disfrutamos en innumerables viajes en una AX330 adquirida en el 1973, color beige
    Superaba los 130 KM/hora con viento de cola en la pampa argentina. Con mas de 100.000 km recorridos solo falló la membrana de la bomba de bencina lo que se manifestó al subir en la cordillera. Fácil de solucionar continuando marcha atrás.
    En barro y nieve sin cadena bastaba sentarse en los tapabarros delanteros.
    En ocasiones podíamos subir 8 jóvenes esbeltos, claro todos de pie, lona recogida, mitad varones mitad señoritas.
    Era capaz de trasladar un sofá de tres cuerpos, eso si al menos uno de ellos sobresaliendo del parachoques
    El limpiaparabrisas se podía accionar con dos cordeles laterales
    Lamento haberla vendido para adquirir un vehículo mas moderno. Fue un gran error no haberla conservado hasta hoy

  • Mi mama, cuando yo tenia 17 años (ahora 56), se compro una AX-330 1976, fue nuestro primer vehículo en un hogar en que eramos 4, contando a mi papa y hermano. Este auto se transformo en el vehículo mas noble y confiable de todos los que he tenido. Un año después, por una dolencia al oído medio mi vieja perdió el sentido del tiempo y la distancia y yo estaba entrando a la Universidad de Concepción (vivíamos en un pueblo ribereño a 11 km de Concepción que se llama Chiguayante, remontando al rio Bio-Bio), ella trabajaba también en Concepción, así es que por esa dolencia, pase a ser el chofer oficial de mi mama, lo que me dejaba con “auto” y combustible, algo muy atipico en esos años. El camino de Chiguayante a Concepcion era muy malo y mas lo complicaba el clima lluvioso, asi es que la trola era el vehiculo ideal. Después mi papa se aficiono a la caza y salia con su yunta en la trola, como siempre llegaban “puestos” (con mas de varias copas en el cuerpo, y la trola muy sucia, mi madre me pidió que yo los acompañara para manejar (yo no bebo).
    Lo anecdotico fue que nuestra trola, servia para ir a dejar al trabajo a mi madre, después iba a la universidad y los fin de semana era el mejor jeep para sortear los lodazales donde íbamos. Tenia un amigo desabollador, en donde le instalamos un “alma” de fierro redondo a los tapa-barros, para hacerlos mas firmes y ahí sentaba a los “viejos” para lograr mas tracción en el barro, ademas cada dos años la desmantelaba completa para repararle el chasis y carrocería, mas la mecánica, que la hacia yo mismo. Que vehículo mas simple y bien pensado. La calefacción, por aire, era muy eficiente, solo había que calentar el motor. Otra mejora fue hermetizar la caja donde iban los platinos, detrás de la helice, y quedo anfibia, cruce con ella charcos y rios crecidos, incluso con el agua hasta el asiento (para evitar el ingreso de agua por el escape, tiraba el ahogador un poco y quedaba acelerada), y la trola siempre fiel, salia al otro lado chorreando agua. La trola fue mi compañera antes de la U, durante y un tiempo después. Aun la añoro y recuerdo las horas que ahí pase, los carretes y el estatus que logre después de llegar a fines de los 70 en auto a la universidad. El milagro Francés me hizo mas fácil la vida, en un clima difícil y me lleno de glamour por tener una TROLA.

  • Uf que recuerdos imborrables, aprendí a manejar en una citrola AK6 del 71 apenas con 9 años, todo un desafió , recuerdo que decían si aprendiste a manejar en una citrola ya puedes manejar cualquier cosa en fin después de muchos años y tantos recuerdo encontré una 2cv6 en venta , no dude ni un solo minuto y la compre hoy aun la tengo y disfruto a cada momento cuando salgo de paseo con mi familia , es todo un agrado manejarla y disfrutar del paisaje especialmente cuando el clima te lo permite y puedes abrir la capota.

  • Fue el primer auto de mi familia en Arica, sin dudas muchas cosas vivimos con la citroneta azul de mi viejo… una vez, como dirigente de junta de vecinos, mi viejo junto con un vecino partieron desde Arica a Santiago en la citroneta, fue un viaje épico, cuando lo escuchaba no le tomaba mucha atención, ahora que manejo, me sorprende pensar el hecho de como lo hicieron … Era muy estable, una amortiguación que nos salvó de mas de un caso de accidente; consumo de combustible envidiable, sencillez de reparación (muchas veces vi a mi viejo con un par de alambres hacerla correr), llegamos a meter hasta 11 muchachos en su interior y maletero. Al pasar los años, y siendo un adolescente, sentía vergüenza cuando mi papá nos dejaba en el liceo en la citro azul por los años 90s, hasta que la reemplazó. Con los años un coleccionista la compró, espero que este bien cuidada … hace un año con mis 40s en la piel, vi una citroneta igual a la que usaba mi papá, sencillamente me costó retener las lágrimas; me imagino los esfuerzos que significaron comprar ese vehículo, y como nos ayudó a mi familia de 7 personas… sin dudas, al construir las cosas antes, se pensaban con otros criterios que , sólo sacar vehículos de moda o desechables.

  • Uf, recuerdo cuando niño mi tío Facundo siempre tenía una citrola, le encantaban, y cuando iba de visita a nuestra casa en Los Andes, nosotros como niños que eramos, en la calle la tomábamos de los guardafangos y la hacíamos saltar entre todos de un lado al otro para correrla de nuestro arco entre dos árboles, y cuando el tío salía nunca estaba en su lugar, o estaba con sus focos uno mirando para arriba y otro hacia abajo, la diversión duró hasta que un día la citrola no partió por culpa de tanto zamarreo, ahí fueron tirones de patillas para todos los chistositos. Muy buenos recuerdos de ese singular vehículo.

  • Gran vehículo, en el disfrutamos paseos a la playa, con mis hermanas y mis padres, la mejor amortización que hacia un paseo bien movido detrás, donde nos sentábamos con mis hermanas mirando a través de las ventanas cuadradas, los paisajes urbanos del antiguo Antofagasta, la costa yendo al norte hasta la portada, o al sur hasta coloso, también mi padre me enseñó a manejar en ella, veo con nostalgia algunos aun transitando y siempre deseoso de comprar uno, para revivir y recordar con los que están todavía, esos paseos familiares.-

    Este vehículo lo comparo con un celular, fue construido para lo que fue creado, trasladar, asi como el celular fue creado para comunicarnos, así de simple, sin mayor sofistificación,

    Hablar de la Citro es recordar vivencias Familiares inolvidables.-

  • Para todos los nostálgicos (me incluyo) el sábado 3 y domingo 4 de diciembre 2016 haré una venta de garage con muchas cosas de citronetas en la comuna de Con con.
    Mi abuelo (mecánico) , un amante de estos vehículos falleció hace un años y hay muchas cosas que están oxidándose. Es por esto que venderemos todo.(Ojo que nada esta nuevo)
    Para mas información puede llamarme al 971019440.